Pol, persona afectada por el síndrome de Asperger

«Tenemos que aprender a vivir con nuestras dificultades y hacerlas favorables»

Pol convive con dos enfermedades mentales: el síndrome de Asperger y el trastorno de déficit de atención e hiperactividad (TDAH). Es un chico muy inquieto, que siempre tiene que estar haciendo algo y a quien le cuesta cambiar las rutinas. 

Cuando Pol entró en el centro de salud mental infantil y juvenil de Sant Joan de Déu Terres de Lleida explica que «era muy tímido, no quería hablar con nadie, y me pasé un mes entero escondido bajo la mesa». Las terapias grupales y su entorno le han ayudado a «romper estas barreras que tenía adentro de timidez e inseguridad» y ahora considera que ha cambiado y mejorado mucho.

«Todavía me quedan muchas cosas que no son normales para los ojos de las otras personas», considera Pol, que a menudo se encuentra que cuando explica que tiene un problema de salud mental «la gente piensa que no puedes hacer nada por tu cuenta». 

Ahora que se siente empoderado le gustaría mucho ayudar a las otras personas como él a entender que «lo que tienen no es una desventaja», que «la vida es siempre difícil y tenemos que aprender a vivir con nuestra dificultad y hacerla favorable».

 

Este contenido no sustituye la labor de los equipos profesionales de la salud. Si piensas que necesitas ayuda, consulta con tu profesional de referencia.
Publicación: 25 de Junio de 2021
Última modificación: 23 de Febrero de 2022